Recent Comments

ruilovav on El ¿polémico? doble aguin…
Eduardo Quiroga on El ¿polémico? doble aguin…
ruilovav on El ¿polémico? doble aguin…
Ivan Lopez on El ¿polémico? doble aguin…
ruilovav on El ¿polémico? doble aguin…

El ¿polémico? doble aguinaldo

Mi opinión concreta sobre el doble aguinaldo tiene sustento en mi conocimiento básico sobre macroeconomía, y sobre el proceso sostenido y generalizado de incremento de precios, es decir, sobre la inflación. El siguiente análisis dista de ser concluyente, y creo que es importante tener la mayor cantidad de perspectivas acerca del tema, para enriquecer el debate y así incentivar a un análisis crítico de las presentes y futuras políticas económicas implementadas en nuestro país.

Hoy existe mucho debate acerca de si el doble aguinaldo es inflacionario o no, si es recesivo (igual a desempleo) o no, y si es “injusto” o no. Sobre lo último, es difícil tomar una postura objetiva, por lo que dejaré esa reflexión para el final. Sobre si es inflacionario o no, la respuesta es contundente y rotunda: no. ¿Por qué? Para explicarlo más fácil, explicaré el error de los que piensan que sí es inflacionaria. Bien, ¿qué es lo que están pensando los que afirma que es inflacionaria? Lo siguiente: piensan que un doble aguinaldo es (lo que llamamos los economistas) un “shock” de demanda, es decir, que el dinero en manos de los trabajadores se transforma en consumo, el doble del consumo esperado por los productores, y como la oferta es inelástica en el corto plazo (que es un argumento bastante sólido, y si no, los especuladores de precios lo reemplazan bastante bien): los precios tienen que subir para que no existe exceso de demanda, y se retorne al equilibrio. Sí…

Para ponerlo en pocas palabras: vos vas cada mañana a la tienda, de lunes a sábado, y compras un chocolate. Pero los domingos acostumbrabas comprar dos chocolates (que representa las compras que hacen los trabajadores a fin de año con un solo aguinaldo). De pronto, un domingo vas a la tienda y en vez de comprar los acostumbrados dos chocolates, ¡compras tres! La caserita, que estaba acostumbrada y tenía todo planificado para que compres dos, no tiene el chocolate extra que le pides. Entonces ella, para no perder la compra, corre a comprarlo de su amiga, a la vuelta de la esquina. Cuando vuelve te dice, joven, le tengo que cobrar más porque “apenas” he conseguido este chocolate extra. Como vos estás contento de que tienes más plata, con toda confianza le dices: “qué puedo hacer pues case”, y se lo compras.

Simplificado, es lo que la mayoría de los economistas piensan, que sumado a lo que se conoce como puja distributiva, les hace pensar que un proceso inflacionario puede surgir de este shock de demanda, o sea del doble aguinaldo. ¿Tienen razón? Y no, básicamente porque cualquier proceso inflacionario tiene, necesariamente, que estar acompañado por un proceso de emisión monetaria que sostenga el shock inicial de demanda, porque inflación es un aumento sostenido y generalizado de precios, y no una simple variación de los precios, que es lo que sí pasará, pero que es muy diferente a la inflación. De nuevo, en nuestro ejemplo, inflación sería: que a partir del domingo que compraste tres chocolates, compres dos chocolates los restantes días de la semana, algo que necesariamente necesita más dinero cada día, y que obligará a la caserita a subir los precios también cada día. Acá es donde el ministro de economía ha sido explícito, y parafraseo lo que dijo hace poco: “En el caso de que esta medida genere inflación, serán tomadas las medidas necesarias”. Por lo que me deja tranquilo saber que la emisión monetaria (más dinero en las calles) no acompañará ningún repunte de la tasa de inflación: sin dinero extra, no hay inflación, a lo sumo, una simple variación de los precios en el corto plazo.

Listo, ¿pero entonces? ¡Es recesivo (que es igual a desempleo)! Nuevamente, no. El mecanismo es más simple, el consumo extra que se genere con este doble aguinaldo, son ingresos extra para los empresarios que tienen que pagarlo. Keynes (un economista medio famoso) decía que “tu consumo es mi ingreso y mi ingreso es tu consumo”. Pensémoslo, nuevamente, en términos simples: vos vas a comprarle a la caserita un chocolate, la caserita con tu compra, puede comprarse una bolsa de pasankalla, el vendedor de pasankalla con esa compra, puede comprarse un bolígrafo para anotar sus ventas, para no hacerla más larga, adiviná quién vende bolígrafos, sí: vos. ¡Listo! Ahora pensá qué pasaría si compras dos chocolates, o tres, o cuatro, o cinco…te das una idea (bien, el vendedor de pasankalla no te va comprar mil bolígrafos, pero imaginate que vendes borradores, hojas, etc.). Lo más importante, nuevamente, ¡es que esto no es inflacionario! ¿Por qué? Porque si lo fuera, basta con subir un poco la tasa de interés, y chau, se sacan los bolivianos extra que circulan (que era lo que te decía del no-acompañamiento de la emisión monetaria a cualquier repunte inflacionario: en economía esta política se denomina “inflation targeting”, algo que el gobierno practica incipientemente desde 2005, y muy fuertemente desde el 2010: sí sí, después del “gasolinazo”).

En resumen, el doble aguinaldo no es inflacionario ni es recesivo, ¡por el contrario! podría ser expansivo. Pero, nuevamente, para controlar la inflación esto seguramente será contrarrestado. Para agregar, se habla de que los mediano y pequeño empresarios sufrirán este embate en sus hojas de balance, es decir, no podrán pagar el doble aguinaldo. Entonces respondo, el pequeño empresario, no tiene empleados, y si los tiene, los tiene “en negro” (algo muy malo, pero significa que no es un problema, porque tenerlos “en negro” es no tener un contrato laboral explícito acorde a la ley). El mediano empresario que tenga a sus trabajadores “en blanco” (lo contrario a “en negro”), seguramente será el más afectado, pero es a su vez el más beneficiado con el repunte de la demanda agregada (el consumo de los tres chocolates), y ni hablar del pequeño empresario (del gran empresario hablaré en breve). Este último argumento es difícil de probar en su totalidad, pero es de mayor importancia saber que de la única manera que este doble aguinaldo sea perjudicial para la población de bajos recursos (que es importante señalarlo: de todas maneras no recibirá el aguinaldo) es una aceleración de la inflación, cosa que está descartado. ¿Por qué estoy tan seguro que el ministro no dejará que repunte la inflación? Porque cuando era posible crecer más rápido, hace dos años, no se hizo porque había que priorizar la inflación. Algo que comparto, y que refuerza mi opinión acerca de lo que el ministro piensa como de gran importancia: tener controlada la inflación.

Entonces, si el aguinaldo no es recesivo ni tampoco inflacionario ¿qué otra “taradez” se mandó el presidente? Esta es mi propia lectura de política económica sobre la futura situación económica del país, y que va más allá de aspiraciones políticas del MASismo en 2014 (para bien o para mal, ¿no está claro que es imposible que pierda?):

Si bien el doble aguinaldo no es inflacionario ni recesivo, otras cosas sí lo son. En particular, la recuperación de EEUU provocará en breve una suba de las tasas de interés de los bonos del tesoro norteamericano, algo difícil de explicar en detalle en este momento, pero que significa que nuestro principal producto exportable, o sea lo que vendemos al exterior: gas, pierda valor en el corto plazo. Si el gas pierde valor, el principal ingreso del gobierno: los impuestos a los hidrocarburos, se verá reducido rápidamente: ¡eso es recesivo! En este contexto, los productores en nuestro país, no estarán de acuerdo con bajar los precios. Porque, nuevamente como Keynes decía, en momentos de recesión los precios son “inflexibles a la baja”. Es decir, cuando vas donde la caserita y todos le compran, es viva y seguro sube los precios. Pero cuando nadie le compra…olvidate de que los baje, ¡no lo hace!

En este sentido el gobierno ya jugó su carta (o si quieren, hizo la primera movida, porque la política económica es sin duda un juego de ajedrez) con el doble aguinaldo: ahora tiene el poder político de negociar en el futuro reducciones de salarios, y mayores incentivos a los empresarios y productores para generar crecimiento y mayor recaudación fiscal (impuestos), cuando los ingresos por la venta de gas se reduzcan. O sea los que “lloran” hoy, mañana serán compensados, y los que “saltan de alegría” hoy, mañana tendrán que ajustarse.

Este presidente “medio tonto”, es bastante inteligente a mi parecer (aunque es justo admitir que se manda bastantes) porque se anticipa al momento en el que no pueda ser “tan bueno” y, más bien estará obligado a demandarle a la población un “ajuste del cinturón”.

Ahora, ¿es justo el doble aguinaldo? Lo siguiente, es mi opinión subjetiva y sin fundamento teórico sobre el tema: claro que sí¿?!: estamos hablando de trabajadores del Estado y de empresas privadas (en especial), que en su mayoría tienen postergados sus derechos laborales (que por decir algo son reconocidos internacionalmente), y que si tienen la suerte de estar “en blanco” son explotados con casi seguridad. Los empresarios ¿perjudicados?: no soy parte del grupo que demoniza a los empresarios, para nada, pienso que son los generadores de riqueza por excelencia en el sistema capitalista, y que sin ellos es imposible pensar en crecimiento, desarrollo y distribución de la riqueza: ¡pero esa riqueza tiene que ser distribuida! No existe Papa Noel muchachos. Además, ¿estás seguro que cualquier pérdida no contemplada por el gran, mediano o pequeño empresario no será traladada (un poquito) a precios? No jodamos (acordate que variación de precios no es inflación) El gasto fiscal y el consumo interno es lo que en países subdesarrollados y con poca trama industrial, como el nuestro, genera ese crecimiento, desarrollo y mejora en la distribución del ingreso, de los que hoy muchos esgrimen ser defensores y por eso critican el doble aguinaldo.

Pero no hay que dejarse engañar tampoco, esto es un “te doy ahora para quitarte después”. Si está “bien” o “mal”, es difícil saberlo, porque sólo dentro de dos o tres años veremos si el gobierno puede afrontar una reducción de los precios del gas, su principal fuente de ingreso, y logra mantener los altos estándares auto-impuestos de crecimiento. El pronóstico es reservado, por un lado el ministro de economía es uno de los más “longevos” en su cargo de toda Latinoamérica, por algo es. Mientras que el presidente esgrime un poder político que será puesto a prueba, cuando los vientos no sean tan favorables como hasta ahora.

Por último, algo sí es cierto en toda la historia de los gobiernos populistas / socialistas / intervencionistas y todos los “istas” próximos a la izquierda en Latinoamérica: que cuando el pueblo tiene hambre o ve su bolsillo vacío, hasta los héroes pueden ser desterrados. Otro día la seguimos…

Víctor Ruilova

Economista – FCE UBA

Buenos Aires, 22 de noviembre de 2013

About these ads

21 Comments on “El ¿polémico? doble aguinaldo”

  1. Pesimoooo Analisis economico!

  2. Jose Luis Carvajal B. says:

    Un análisis interesante y objetivo, sin embargo, como usted sabe la economía no se comporta “ceteris paribus”, en los últimos 5 años Bolivia está viviendo con una presión en los precios ocasionado por: la bonanza de los precios internacionales, las bajas tasas de interés internacionales, las remesas, el crecimiento del gasto público, el contrabando y el narcotráfico, que se vienen dando de manera simultánea en nuestra economía como nunca en la historia. Es este escenario en el que hay que evaluar un doble aguinaldo.

    • ruilovav says:

      Muchas gracias por el comentario. Los factores reales que señala, todos son muy muy serios y preocupantes. Pero es más seria la política de inflation targeting que sigue el gobierno. De nuevo, todos esos factores son posiblemente inflacionarios, pero sólo en un contexto donde exista emisión monetaria, por motivos de financiamiento del déficit fiscal (que no existe), o por motivos de crecimiento (que está controlado). Dicha emisión está ausente en el contexto actual. Más aún, la tasa de inflación anual de los últimos 5 años está muy por debajo del 10%. Un nivel que puede denominarse como “sano” para la economía en su conjunto, y que está lejos de los niveles de 15-20% que son de mediana aceleración. ¿Es posible un repunte inflacionario con el “shock” de demanda, producto del doble aguinaldo, en un contexto con los factores que describe? Mi respuesta, por lo que acabo de señalar, sigue siendo negativa. Pero que no quita la importancia que tienen los mismos factores, en temas como: crecimiento, desarrollo, empleo (en especial el grado de formalización), seguridad y desigualdad. De nuevo, muchas gracias por el aporte.

      • Oscar Saucedo says:

        Excelente analisis. Sin embargo la duda que tengo es… si bien no existe emision monetaria, el contrabando y narcotrafico trae consigo aumento del poder adquisitivo producto del lavado de dinero. Esto tambien genera inflacion?

      • ruilovav says:

        Entiendo tu preocupación, sería algo así: Dado que el narcotráfico es una inyección de dinero a la economía, a través del lavado de dinero, esto sí es homólogo a la emisión monetaria. Entran dólares y euros producto de la venta de alcaloides, y estos son cambiados a moneda nacional (mediante el lavado) o directamente convertidos en consumo: con la compra de bienes inmuebles o inversión en construcción (es el sector más usado para el lavado). Ahora ¿es inflacionario?. A nivel agregado no, porque el BCB y el ministerio de economía tienen mecanismo para “esterilizar” esa “aparición” (por el narcotráfico) de los bolivianos extra en la economía. Es decir, operaciones de mercado abierto, operaciones con divisas, redescuentos, encajes (a grandes rasgos sube la tasa de interés). Pero, a nivel sector, sin lugar a duda que existe un mini-proceso inflacionario en los bienes inmuebles y en los insumos para la construcción, que engloba también el costo del jornal de los trabajadores relacionados con la construcción. En resumen, la respuesta a nivel agregado es no, el narcotráfico no genera ningún proceso inflacionario concreto. Pero a nivel sectorial, la respuesta es un gran SÍ: el narcotráfico es el responsable de la burbuja de los precios del sector inmobiliario y de la construcción en los departamentos de Cochabamba y Santa Cruz (en especial, pero La Paz, Tarija, etc también), desde el 2009! Por último, el contrabando es algo más difícil de separar, porque por un lado entra mucha mercadería, pero también se va mucha. Es decir lo que entra y se queda, tiende a ser mucho menor de lo que entra y se vuelve a ir. Somos un país de tránsito en cuanto a contrabando se refiere, por lo que me preocuparía más un tema de pérdida de recaudación fiscal (gigante) que un proceso inflacionario en este sentido. Espero haber sido lo suficientemente claro, agradezco de nuevo el interés.

  3. Boris says:

    interesante.

  4. Miguel says:

    ¡¡Hola Vico!! Me parece genial que inicies un debate sobre temas en los que nos deberíamos interesar más las mentes nuevas, formando un criterio propio… ¡sin dejarnos influenciar tanto por discursos hormonales! Hahaha
    Bueno, para empezar quiero decir que estoy de acuerdo en cuanto a lo que dices de la inflación, probablemente el doble aguinaldo genere un alza de precios, pero estoy seguro de que la misma no será duradera, no es que el gobierno haya desempolvado la maquinita, ¿no? No se están inyectando realmente “grandes cantidades” de liquidez a la economía, y en caso de que fuera así, seguramente habrá medidas que serán tomadas para contrarrestar los efectos a los que esta liquidez podría conllevar.
    Sin embargo debemos tener en cuenta que en lo que va del año la inflación ha sido probablemente la mayor debilidad de nuestra economía… Es verdad que el poco más de 6% que el INE calcula no es un monto exuberante, pero tampoco es ignorable (claro, siempre y cuando confiemos en estos datos…). El punto es que las expectativas juegan un papel demasiado importante en esto de la inflación, y los agentes están en este momento muy sensibles en cuanto a sus expectativas, esto por el reciente incremento en algunos precios bastante importantes, tal como el del transporte… Bueno, esto sin mencionar que el prefecto de La Paz, Cocarico, “recomendó” la subida de precios por parte de los “cuentapropias”, productores campesinos y comerciantes… ¡hecho que seguramente le generó buena rabieta al ministro Arce! Las expectativas tienen mucha influencia, ¡pues!
    Sobre los otros efectos que este doble aguinaldo podría tener… mira, es importante considerar que una porción bastante significativa de nuestra economía corresponde al sector informal (algunos dicen que llega al 65% solo en el área urbana y 85% en el área rural!!!)… esto probablemente signifique que gran parte de los bolivianos no experimentará los beneficios de tener ese doble aguinaldo, pero si van a beneficiarse del incremento en la demanda de sus productos, este doble aguinaldo tendrá un efecto semejante al que tendría un incremento del gasto público, con derecho a efecto multiplicador al puro estilo Keynesiano, hasta ahí todo bien, pero… ¿Qué otra cosa nos dice el alto nivel de informalidad de nuestra economía?
    Tal vez signifique que no vivimos en un país en el que podamos polarizar la economía entre “proletariado” y “capitalistas obesos malvados”… por lo que probablemente una acción del tipo doble aguinaldo vaya a tener un impacto bastante significativo para esas pocas empresas que sí están en el sector formal y no son millonarias, pero no un impacto bastante limitado para el aproximadamente 70% de la economía que corresponde al sector informal.
    Me explico mejor: no voy a negar que exista en Bolivia un empresariado, que goza de los beneficios de los mercados oligopolicos, al que pedirle un “esfuerzo por Bolivia” sea completamente justo, habría que hacer números para ver si el incremento en la demanda va a compensar este “gastito extra” que van a tener los empresarios al tener que pagar un aguinaldo extra… Lo más probable es que si bien algunas empresas (las que tienen utilidades más altas) no se verán afectadas, pero sin duda habrá más de una PyME que tendrá que ajustarse los pantalones, y esto afectará la cantidad de mano de obra contratada.
    Probablemente estos efectos no conlleven a una “recesión” en el sentido más macroeconómico de la palabra, es decir, afectando a la economía en general… pero si va a ser un incentivo, y creo que esto es indiscutible, para que las empresas pequeñas opten por incorporarse al sector informal… es decir, ¿qué homo economicus va a escoger pagar dos aguinaldos a sus empleados cuando puede pagar… ninguno? ¡Ni siquiera un incremento en la demanda va a hacer que el homo economicus prefiera darles mejores condiciones a sus empleados! Sin duda hay factores institucionales que tienen una importancia vital en el hecho de que el sector informal en Bolivia funcione con características muy distintas a lo que la mayoría de los economistas de otros países entiende por sector informal… Este sector es grande y abarca grandes “emprendimientos” que emplean grandes cantidades de mano de obra, no son solo las dulceras de la esquina las que lo conforman, en muchos casos el sector informal tiene una estrecha relación con el contrabando… eso sin querer mencionar la palabra prohibida… narcotráfico… ups!
    ¡Entonces todas las buenas intenciones de distribuir la riqueza se quedan atascadas por ahí! Tu dices que es una acción beneficiosa, y sin duda lo será para los pocos asalariados formales de la economía, pero ¿qué pasa con el aproximadamente 70% de los trabajadores del sector informal?
    La manera de distribuir la riqueza no es apoyando ese discurso del proletariado sufridor, porque los problemas que tiene la sociedad boliviana son muy distintos a los problemas que tenía Europa en pleno XIX! Esta medida podría ser justa en países donde existe un capitalismo desarrollado… pero en Bolivia esta medida es, a mi parecer, solamente populista! Esto no lo aceptan ni zurdos ni diestros, y es que seguimos tratando de encajar modelos sociales y económicos que no fueron pensados para nuestro país…
    Esto me lleva a mi punto principal… ¿Era realmente esta una medida necesaria? ¿No se trata acaso de una medida preelectoral completamente populista? ¿Vamos a tener menos desigualdad en Bolivia por tener un doble aguinaldo? Tengo mis serias dudas al respecto… Antes de esperar que incrementar los ingresos del sector asalariado sea una buena medida de distribuir la riqueza, debemos asegurarnos que EXISTA un sector asalariado que no pase de unos cuantos obreros sindicalizados… En otro caso, deberíamos pensar en otras medidas…
    Por otra parte, realmente no creo que un gobierno de características tan populistas como el nuestro, se arriesgue a pedir un ajuste de cinturón a la gente que hoy “salta de alegría” con el doble aguinaldo en tiempos de vacas flacas… Hemos comprobado más de una vez que nuestro pueblo no se va a quedar tranquilo fácilmente ante un “ajuste de cinturones” de este tipo, y no hay Evo Morales que pueda cambiar esto, lo que pasó con el “gasolinazo” es la prueba de esto.
    Bueno, creo que eso es todo lo que tengo que decir… Espero que este debate se siga llevando adelante! Saludos
    Miguel Barrero (Shuka)

    • ruilovav says:

      Gran comentario Miguel Barrero (me encanto el (Sucka)). Es largo para debatir, me alegra haber incentivado debate productivo, una alegría para mi. Gracias por tomarte el tiempo de comentarlo y pensar en términos muy productivos para el pensamiento económico. En casi el 90% concuerdo, porque son cosas que no traté en el artículo que escribí. Si quisiera escribir todo lo que pienso o me pregunto sobre lo que necesita o le falta a la economía boliviana, no terminaría nunca. Pero creo que estamos de acuerdo en que la inflación, hoy no es un problema. El tema de cómo afecta el doble aguinaldo al pequeño y mediano empresario, al tema de la informalidad, y al tema de las distorsiones de precios y a los incentivos a sectores ilegales, que aprovechan este “shock” a las expectativas es un mundo dinámico, que haces bien en señalar como algo para debatir. Tiene que hacerse en lo sucesivo. Por último, y aprovechando el comentario anterior al tuyo y varios que me dicen lo mismo, quisiera hablar sobre el tema de las “expectativas inflacionarias”. Primero me pone nervioso que digan expectativas sin referirse a si están hablando de las expectativas racionales de manual, o a las expectativas reales de la calle. En ambos casos, no es un problema. Las expectativas racionales dirían que ante un shock de demanda pero que no tiene un correlato con la emisión monetaria, los agentes racionalmente esperarían que no se produzca un proceso inflacionario (esto es lo básico y es poco interesante). Ahora sobre las expectativas de la calle, seguro existirá una variación de precios, que “anticipe” el pago efectivo del aguinaldo, es de esperarse y pasará. Pero estas expectativas, para que generen un proceso inflacionario, tienen que ser revalidadas a lo largo de los próximos meses, con más shocks de demanda o con emisión…¡ambas ausentes! Entonces, de vuelta, variación de precios sí, inflación no. Abrazo grande Shucka, lindo intercambiar pensamiento con vos.

  5. Coco says:

    Que tipo de “economista” afirma que: “Keynes (un economista medio famoso)”,que te habrán enseñado en la UBA pero Dios a mi hijo no lo mando ahí por nada, en fin este “análisis” de objetivo no tiene nada, si bien tienes razón en la parte de keynes pues no notas que hay un gran factor interno, y es que este país lo que más está produciendo es coca, si esa hoja de la re…., y por lo tanto cada día se importa más y más vegetales y frutas, por lo que al haber alza de dinero en las calles y por consiguiente aumento de precios, pues entonces es que más y más dinero va a salir del país por lo tanto: Se va a tener que “imprimir” más dinero lo que conlleva a la inflación, pero bueno al menos se tiene al 21060 para salvar el pellejo, pero tampoco hace milagros.

    • ruilovav says:

      Gracias por el comentario. Lo de Keynes lo dije irónicamente, capaz no se entendió bien. La Facultad de Ciencias Económicas, de la Universidad de Buenos Aires, tiene la proporción más grande de economistas declarados keynesianos de Latinoamérica: sabemos bien quién es Keynes. Si entiendo bien, te refieres al preocupante hecho acerca de que el cultivo de coca está desplazando el cultivo de otros productos en los valles, lo que genera un encarecimiento de los mismos, y una necesidad creciente de importación de alimentos. Eso es correcto. Ahora, que esto genere una “salida de dinero”, asumo que te refieres a las divisas, por mayores importaciones. Esta posible salida de divisas, en el contexto de una política cambiaria del tipo “flotación sucia” como mantiene el gobierno, genera una contracción de dinero, no una expansión de dinero, para mantener el tipo de cambio en la banda fijada. No se “imprimen” más billetes, sino lo contrario. Por lo que no entiendo bien a qué apuntabas. Si te refieres al encarecimiento de los alimentos, es un fenómeno estacionario, y no un proceso inflacionario. No suben todos los precios a la vez, esta suba tiene que ver mucho con las cosechas, los impuestos a las importaciones, inclusive el contrabando, etc. Sobre el 21060, el posible ajuste futuro de salarios al que me refería, es de salarios reales y no nominales. No lo expliqué por la extensión del artículo, y además el centro del mismo era explicar por qué el doble aguinaldo no es inflacionario. El 21060 es “flexibilización” laboral, un ajuste ortodoxo, pero que es cruento y recesivo. No sé si futuros gobiernos se animen a implementarlo, porque cuando todos saben las consecuencias de algo, difícilmente lo aceptan de nuevo.

      • Coco says:

        Okay entiendo la “ironía”, pero bueno gracias a él no estamos viviendo en una sociedad socialista en la que la mayoría son unos viles parásitos.

        Ahora, con la salida de divisas me refiero, a que al ser casi todo producto del exterior este tiene que irse hacia afuera, el dinero, y de esta forma no se cumpliría este “círculo Keynesiano” ya que si le estás comprando a la “caserita” esta o le está comprando a un productor nacional sino más bien extranjero, por lo tanto acá los que más ganan son los de afuera verdad?

        Ahora decir que el 21060 es sólo una flexibilización laboral es muy ligero y tonto, ya que la creación del bolsín es muy importante para el funcionamiento económico del país.

  6. Jacqueline Exeni Rodriguez says:

    Gracias muy lúcido y fácil de entender. No sé de economía pero esto si lo pude captar bien.

    • ruilovav says:

      Gracias por el comentario y por leerlo. Los economistas tendemos a pensar que conocemos mejor la realidad económica que los demás. Pero no es así, y por eso el debate tiene que iniciarse poniendo a prueba lo que suponemos conocer. De nuevo, gracias por leerlo.

  7. jpablo says:

    sin duda un buen analisis, creo que se entiende que con esta medida no se llegara al “proceso inflacionario” que muchos creen que tendremos en nuestro pais.

  8. Ivan Lopez says:

    Me gusto mucho el análisis y la claridad con la que está explicado. Asimismo, el debate muy enriquecedor. Es reconfortante encontrar un análisis objetivo sobre los posibles efectos de una medida de estas características (poco común), mas allá de la discusión si era una medida “necesaria” o la “mejor” forma de utilizar dichos recursos.

    • ruilovav says:

      Muchas gracias por el comentario. Es verdad que me abstraigo de otros temas, de igual importancia para el debate de las causas y efectos de esta medida en particular. Pero consideré de suma importancia desterrar cualquier error de fundamento teórico en cuanto a la formación de un proceso inflacionario, en este caso, inexistente.

  9. Eduardo Quiroga says:

    Muy interesante el análisis sobre lo q realmente es y produce inflación o recesión. Sin embargo la apreciación sobre si es “correcto” es otro cantar. El crecimiento o mayor generación de riqueza o mayor producción puede darse por un incremento del empleo (más personas produciendo) o un incremento de la productividad (la misma cantidad de gente con mejor tecnología). A mi parecer, muy poco de eso está pasando y lo q sustenta el crecimiento es la bonanza internacional del gas, apoyado en la economía informal/ilegal.
    La jugada política gubernamental es magistral: hacer pagar a los empresarios su “cuota” para la campaña electoral oficialista pero, en términos económicos, aunque la medida no sea inflacionaria es atentatoria contra los medianos empresarios, que viven del día a día y no pueden esperar que esos recursos vuelvan a sus arcas mediante los efectos posteriores de la dinamización económica. Y esos son muchos. Además ¿es justa una medida de redistribución del ingreso como ésta, mezcalda con tintes y en momentos políticos?

    • ruilovav says:

      Coincido en todo lo que mencionas sobre el crecimiento y la productividad. Sobre lo “injusto” o “justo” de la medida, en el artículo remarqué el hecho que mi pensamiento, era totalmente subjetivo. Por lo que está totalmente abierto a debate, uno que igual creo subjetivo. Medidas como la del doble aguinaldo necesitan de un período de uno o dos años, para que el análisis en este sentido (el de justicia y el de correcta elección de los tiempos de aplicación) pueda ser objetivo. El interés que tuve, al escribir este artículo informal sobre el doble aguinaldo, era desechar el proceso inflacionario que se le atribuía. Los otros temas, de igual o más importancia que surgen del mismo, me obligan a escribir en lo sucesivo. Agradezco por el comentario, y tengo que mencionar que es uno de los pocos que tocan temas que son de suma importancia: “¿Realmente estamos creciendo?” o “Si cae el precio del gas: estamos jodidos”


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.